Comisariado por Deva Sand en el CENTRO CALIMA  –  EXPOSICIÓN 2016

OBRAS
ANCHO DE PANDA – e·misión 5 hz Calim·art

Hola, buenas tardes a la hora aproximada de este año sonoro de dosmildiceseis. Tiene usted en sus manos un breve manual de buen uso para adentrarse en el ancho de panda de la E·misión 5Hz, una colectiva que radia sus ondas desde el cálido seno de Calim·Art doble malta, en lo alto de la peña del municipio valenciano de Gilet.

Jugando a no decorar la casa, se le recomienda adopte una frecuencia modulada a su antojo, por favor, que sea apta al infrarrojo, a efectos de poner en circulación la permisividad eléctrica y la permeabilidad magnética requeridas por la comisaria alsaciana que nos cobija en este lugar antaño artesano de las escobas de palma, hoy convertido en portal de viajes interestelares.

Por favor, entone esa voz silenciosa en todo aquello que se experimenta momentáneamente. El espíritu se eleva. Mañana volverá a salir la luz. Estamos emintiendo por toda la galaxia. Disponga su cuerpo a vibración cinco ciclos por segundo, como corresponde, para ir subiendo. Utilice la escucha oblicua y accione la refractal. Saboree rayos gamma en su ángulo incidente. Huele a limpio. Si lo consigue, tiene premio: una doble conexión de unidad de sol y adyacentes, que le será instalada de inmediato, partitura incluida. No ceje en su punto de convergencia. Las maestrías se multiplican. Para las emergencias, siempre le queda la solución mineral maestra, acuosa para usos como el agua que somos, entre otros. Silencio. Se escucha. Fíjese en los tonos. ¿Los siente? (espacio patrocinado por Pinturas Amor).

Calim·Art, en su segunda edición, pone la dinamo a la velocidad del MMS (Mucha Maravilla Suelta) y despliega el vértice de refugio y propagación del atlas entre el arcángel San Miguel —¿Quién como Dios? Contra el demonio o el dragón— y el Asís en el cielo como en la tierra. Todo a la coordenada del 21. Mar y barca, la amistad como estrella polar, que cupula en santas y señas (léanse la Guía para las tormentas, de Krowitcheiwisz). Y un puerto de luceros de Oriente, un kolam a vista de pájaro y de hormiga, alimento del ritual de la flor arbórea, que atrae la buena onda ramificada. Se escucha un río en el rumor de las olas. Los artistas, a 400 metros de altitud, son las paredes de este clímax; fuerza, belleza, salud y peces. Un crucero más allá del puerto romano, con arquitectura de omega y trasbordo directo a los sueños.

Pd: Por expreso deseo de la organización confiamos en que la voz de Alpha guíe sus pasos entre la multitud de la casa. Piezas habitadas. “Arte como una fuente cultural de acercamiento al humano, por la que brota el infinito” dice Deva Sand. Por favor, para consultar los nombres de los participantes, diríjase a la cartulina. No se olvide del concierto. Feliz vuelo.

Franz Mixwell